lunes, 18 de septiembre de 2017

Te recomiendo un libro #5

Buenas a todos, ¿cómo han estado? Yo he tenido que parar un poco mi mundo para poder acompasar mis trabajos y asegurarme de que los estaba haciendo bien. No sé si a alguien más le pasa, pero al tener más de un trabajo (yo tengo tres) a veces me encuentro pensando en uno mientras estoy en el otro y esto me desconcentra totalmente de lo que estoy haciendo. No es la forma en que me gusta trabajar, por eso he tenido que retrasar las entradas de la semana pasada, porque lo que menos quiero es hacer otro trabajo de forma deficiente.

En fin, hoy les vengo con una nueva edición de Te recomiendo un libro. En este caso la recomendación va para alguien que sé que muchos ya aprecian: Brandon Sanderson y su saga Mistborn.


Autor: Brandon Sanderson
Título: El Imperio Final (Nacidos de la Bruma 1)
Título en inglés: Mistborn: The Final Empire
Primera publicación: 2006
Primera publicación en español: 2012 (aparentemente, no hay información concisa sobre esto)
Sinopsis: Durante mil años han caído las cenizas y nada florece. Durante mil años los skaa han sido esclavizados y viven sumidos en un miedo inevitable. Durante mil años el Lord Legislador reina con un poder absoluto gracias al terror, a sus poderes e inmortalidad. Le ayudan «obligadores» e «inquisidores», junto a la poderosa magia de la «alomancia».
Pero los nobles, con frecuencia, han tenido trato sexual con jóvenes skaa y, aunque la ley lo prohíbe, algunos de sus bastardos han sobrevivido y heredado los poderes alománticos: son los «nacidos de la bruma». Ahora, Kelsier, el «superviviente», el único que ha logrado huir de los Pozos de Hathsin, ha encontrado a Vin, una pobre chica skaa con mucha suerte… Tal vez los dos unidos a la rebelión que los skaa intentan desde hace mil años puedan cambiar el mundo y la atroz dominación del Lord Legislador.


Conocí a Brandon Sanderson hace muchos años, creo que alrededor del 2011, cuando estaba bastante sola en lo que tenía que ver con la escritura y solía saltar de blog en blog, tanto en español como en inglés, buscando consuelo. En ese entonces el blog de Brandon Sanderson mostraba principalmente a su obra Elantris, que se convirtió en seguida en la obra que deseaba leer de él, pero no quería engañarme, era casi imposible que llegara a Uruguay. Después de un tiempo empecé a ver a su obra más conocida: Mistborn en canales de booktubers de hablan inglesa y me llené de emoción. Pero la obra seguía sin llegar... y llegué a olvidarlo.

Esto hasta que me uní al #Clubdelectura.uy

Puedo decir, sin miedo alguno, que una vez llegar al club era cuestión de tiempo a que entrara en el mundo de Sanderson, un mundo en que he querido entrar desde hace años. Debo agradecer a Stephanie, coordinadora del Club, y especialmente Joanna, por su insistencia para que lo leyera de una vez por todas.

Creo que este fue el mejor año para esto, pues empezaron a llegar las nuevas publicaciones (y nuevas ediciones) y Elantris al fin ha llegado a mi costa y es un momento muy feliz para ser un amante de la literatura Sandersoniana.

En fin, a lo que nos trae esta recomendación. El Imperio Final es una novela de fantasía particular, que leí en más tiempo del que normalmente me hubiera tomado. Pese a que es larga: está dividida en cinco partes y tiene casi 700 páginas, se lee con facilidad y agilidad debido a que su contenido es trepidante.

Es muy difícil hablar de esta novela sin hacer grandes spoilers, así que revelaré muy poco de su contenido. Básicamente nos encontramos ante una historia narrada en tercera persona desde dos puntos de vista (tres, si tomamos en cuenta el Prólogo), ambos personajes son especiales por sus habilidades y ambos se encuentran, a su manera, solos en la vida. Por un lado tenemos a Kelsier, un hombre que debería estar muerto, pero que en cambio sobrevivió lo imposible y se hizo con poderes que nunca creyó que podría poseer; él es el líder del grupo, especialmente en el plano intelectual, y es un personaje del que poco se puede decir sin arruinar las sorpresas que trae la historia para con él. Vin es una niña abandonada, vive con un grupo de ladrones, de quienes también debe protegerse por si acaso, su hermano la abandonó, su madre intentó matarla y su padre, si hubiera seguido las leyes, debería haber matado a su madre mucho antes de saber si estaba embarazada.

La sociedad está sumida en una guerra de clases perdida, donde los skaa son los sirvientes y esclavos de la clase dominante de nobles y estos propios nobles no son más que piezas en el juego del Lord Legislador, de quien se dice que es un dios y ha estado gobernando el mundo conocido desde hace más de mil años. No solo esto, Lord Legislador es el salvador, es ese personaje que la profecía estableció que debía salvar el mundo... y lo hizo, solo que después decidió que sería buena idea quedarse con él.

O al menos eso es lo que sabemos. La novela te lleva por las calles de Luthadel (la capital) y te hace aventurarte a las afueras, siempre al ritmo de los nacidos de la bruma, quienes queman metales para obtener poderes sobrehumanos.

Considero que esta obra es maravillosa, no solo por su historia, sino más bien por sus personajes. Quienes me conocen saben que yo suelo amar las historias de personajes más que las historias que se basan en tramas (complejas o sencillas), amo ver a los personajes evolucionar, volverse más complejos, o simplemente mostrar la hilacha que mantenían oculta.

En ese sentido Mistborn lo tiene todo. Lo recomiendo ampliamente a todos amante de la fantasía, a todo amante de historias con complejidades políticas, a los amantes de las historias de ladrones y de asaltos y especialmente a los amantes de las historias de personajes, porque no se verán decepcionados. Otro punto importante que tiene la historias es que, a pesar de ser tres libros, el primer libro se puede leer como autoconclusivo y disfrutarse mucho, así que, quienes tienen miedo o no quieren embarcarse en una saga (y menos tan larga como esta), pueden probar leer el primer libro como único y de todas formas experimentar la narrativa de Sanderson en su plenitud.

Los dejo con esto, que no es poca cosa porque no cualquier saga tiene la virtud de dividirse en historias autoconclusivas que a la vez se continúan la una a la otra, y los invito a leerlo y formar parte de este club de fans de Sanderson que cada día se va ampliando más y más en nuestro país.